Ésta es la realidad de las mujeres chilenas. Según la Encuesta de Salud de Chile de 2010, el exceso de peso aumentó porcentualmente en 6% entre 2003-2010. Mientras que el 67% de la población chilena mayor de 18 años tiene problemas de sobrepeso y obesidad. De ese número, seis de cada 10 mujeres tienen un diagnóstico pre gestacional de sobrepeso u obesidad.

La ciencia ha confirmado los riesgos del sobrepeso en el proceso reproductivo. La madres con exceso de kilos pueden desarrollar enfermedades como diabetes gestacional, preeclampsia, hipertensión, partos instrumentados (con cesáreas o fórceps), además del aumento de riesgo de malformaciones congénitas, entre otros.

Espera saludable

Pero ¿es posible llevar un embarazo saludable con kilos de más?

Sí, pero siempre y cuando la futura mamá sea evaluada por un profesional que considere su peso pre concepcional o el estado nutricional en el primer control pre natal. Esa es la forma de determinar los requerimientos alimenticios de cada paciente y de establecer la ganancia de peso permitida caso a caso. Porque en definitiva el embarazo no es un período para hacer dieta.

Las mujeres que inician su embarazo con Índice de Masa Corporal, IMC, entre 25 y 29.9 (sobrepeso), pueden subir entre 7 a 10 kilos en total o 300 gramos por semana durante el segundo y tercer trimestre de la gestación.

En la práctica, las mujeres con sobrepeso debieran aumentar su consumo de energía en no más de 150 calorías por día durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Este incremento adicional equivale a menos de ½ unidad de pan diario.

Lo más importante es la calidad por sobre la cantidad de los alimentos que se consumen. “No hay necesidad de hacer un esfuerzo especial por comer más durante el embarazo. De hecho de acuerdo a la pauta de recomendaciones para una mujer adulta, sólo debe aumentar una porción adicional de lácteos y la misma cantidad de frutas.

Las embarazadas con sobre peso deben  guiarse por esta pauta de alimentación:

Cereales, papas y leguminosas: 4 porciones al día
Verduras: 4 porciones al día
Frutas: 4 porciones al día
Lácteos: 4 a 5 porciones al día
Carnes (pescado, aves) huevos  y leguminosas: 2 porciones al día
Aceites: 2 porciones al día
Azúcar: Reemplazar por sucralosa